Yoga como estilo de vida

Yoga como estilo de vida

Como suelo decir a menudo yoga no es la práctica de asana, ni la de meditación, ni la de pranayama… yoga es eso, sí, pero es mucho más. Hay que ampliar el zoom y ver el yoga como estilo de vida para comprender por qué después de 5000 años sigue estando tan vivo.

Yoga es un sistema que aporta bienestar, autoconocimento, salud, crecimiento personal y espiritual. Aborda todas las facetas del ser humano. No se puede simplificar a posturas, ejercicios de concentración, respiraciones… esa es una parte muy importante, pero no hay que perder de vista otros aspectos igual de importantes.

¿Sabías por ejemplo, que el sistema yoga, incluye prácticas de purificación externas e internas? Sí, como limpiarnos correctamente las fosas nasales o movilizar los intestinos para poder ir mejor al baño. Si no lo sabías te acabas de quedar alucinando, lo sé porque yo también lo hice cuando me enteré.

Pues de detalles como este está plagado el yoga. Contempla indicaciones y/o enseñanazas para todos los momentos de la vida. Y no lo hace con la intención de tener controladas a las personas, sino de liberarlas y que sean felices, ¿no es maravilloso?

Yoga como estilo de vida

Si quieres empezar a integrar el yoga como estilo de vida tendrás que ir poco a poco pero con paso firme. Sobretodo, ir con mucha conciencia en cada cosa que haces en tu vida, para así poder mejorarla. Y claro, eso requiere entrenamiento y paciencia. De todos modos, como les digo a mis alumnos, tenemos toda la vida para ir trabajando, no hay prisa.

Yoga como estilo de vida

En la parte del entrenamiento es donde entra en juego la práctica: asanas, pranayama, pratyahara, dhyana. Es el día a día, las herramientas con las que irás despertando la conciencia y ensayando cómo respirar, moverte, reaccionar… en tu día a día.

La paciencia, como otras muchas cualidades se desarrolla con trabajo mental. La perserverancia, disciplina, desapego, compasión, calma… se irán despertando en tí también.

Los momentos de relajación, descanso, respeto hacia los tiempos de los demás y los tuyos propios… son también imprescindibles. La vida moderna nos está enseñando a base de palos (estrés y ansiedad) que no podemos ir todo el día a mil, que hay que encontrar el equilibrio entre actividad y descanso.

En cuanto a la alimentación, se podría hablar largo y tendido. El qué, cuánto, cuándo y cómo comemos. La conciencia sobre la alimentación y convertirla en lo más armoniosa posible es fundamental para un yogui o yoguini.

Tomar conciencia de cómo nos relacionamos con los demás, con los animales, plantas, con la Tierra como nuestra casa, con el trabajo, con la práctica… pero sobretodo con uno/a mismo/a, es una pieza fundamental del yoga. Cultivar la compasión y el amor (no el romántico, sino el AMOR) y vivir en concordancia a ellos, desde tu corazón para tí mismo/a y para con los demás, te hace libre.

Cuando integras el yoga como estilo de vida empiezas a liberarte de miedos, inseguridades, mal humor, malos pensamientos, muchos dolores, sufrimiento, etc y empiezas a sentir la dicha de Ser. Porque en lo más profundo de tu Ser, eres AMOR y felicidad en estado puro. Sólo hay que sacarlos a la luz, y la práctica de yoga aplicada a tu vida, te ayudará a conseguirlo.

Si te ha picado la curiosidad no te pierdas los talleres online gratuitos “Objetivo: Estilo de vida yogui” que hacemos en la escuela todos los años. Suscríbete para no perderte los próximos:

También puedes pasar por la página de recursos gratuitos para empezar ya tu práctica de yoga. Y si lo que quieres es profundizar en tu práctica y aprender más, échale un vistazo a nuestros cursos y únete al que más se adecúe a tus inquietudes.

Published by

Verónica Bernal

Acompaño a personas que están dispuestas a tomar las riendas de su propio bienestar compartiendo mis conocimientos sobre yoga, meditación y terapias manuales. Desde que fui madre, disfruto mucho trabajando con embarazadas y madres recientes, ayudándolas a aprovechar todo su potencial en esta etapa de sus vidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.